¿Cómo elegir un buen colchón de bebé?

Un bebé duerme de media 16 horas al día; por tanto, disponer de un buen lugar donde dormir es muy importante. Un colchón de calidad es un buen comienzo, porque piénselo: sin un buen colchón, los adultos tampoco dormimos bien, ¿verdad? Y nos ponemos un poco gruñones, ¿no? Bueno, pues eso es lo que queremos evitar para su pequeño, en pro de la tranquilidad de la familia. ¿Qué tiene que tener en cuenta? ¡Esta lista le será útil!

1. Firmeza

En primer lugar, un colchón de bebé tiene que ser firme. Si el colchón es demasiado blando, los bebés se hunden, lo que no es bueno para su espalda. Además, cuanto más firme sea el colchón del bebé, mejor apoyo tendrá la espalda.

2. Higiene

Dormir en un entorno higiénico es muy importante para su bebé. Por tanto, elija una funda de colchón desmontable y lavable. Tenga en cuenta también la temperatura máxima de lavado: lavar a 60 ºC mata las bacterias y los ácaros. Así su bebé siempre dormirá en una superficie limpia.

3. ¿Opta por productos de segunda mano?

Un colchón de bebé de segunda mano es mucho más barato que uno nuevo, pero vigile que no presente deformaciones ni manchas. La firmeza también puede haberse reducido con el uso anterior. Si el colchón todavía parece firme y no presenta deformaciones, un protector de colchón nuevo puede garantizar el aspecto higiénico.

4. Tamaño

¿Cómo se determina el tamaño de colchón adecuado? Fácil: mida el tamaño interior de su cuna o cama y asegúrese de que la distancia entre el colchón y la cuna nunca sea superior a 2 cm.

En cuanto a la altura, es distinta según si el colchón es para moisés, parque o cochecito (6 cm) y los colchones destinados a la cuna (8 cm).

5. Un consejo más

Tenga en cuenta las marcas del colchón en todo momento. La marca EN597 es una norma europea de seguridad sobre capacidad ignífuga de los colchones.

Lea el resto de nuestros artículos aquí